Luis Antonio Martínez

Luis Antonio Martínez

Consultor y Conferencista en inteligencia de negocios, transformación digital y vigilancia tecnológica.

 
Muchos empresarios, consideran que transformarse digitalmente en sus empresas, es actualizar su página web y tener presencia en las principales redes sociales. Hoy en día es importante comprender la capacidad de análisis de información para tomar decisiones que poseen clientes y consumidores sobre los productos y servicios.

Transformar primero a las personas

Consumidores están cambiando sus hábitos de compra y consumo integrando la tecnología a dicho proceso (cada vez se tiene más en cuenta el ranking y las recomendaciones en sitios por parte de los usuarios), de igual manera el análisis del entorno, los procesos de formación y los procesos industriales son cada vez más llevados de la mano desde el mundo digital, y con toda razón, los empresarios visionarios deben migrar mucho más rápido hacia el uso de herramientas digitales, de lo contrario deberán cerrar la cortina.

La transformación digital se apalanca en gran medida gracias a las personas que están en las organizaciones, a su cultura, a su estilo de pensamiento. Los profesionales, empresarios o líderes están llamados a entrar en sintonía digital, y esa entrada en frecuencia empieza con el concepto de competencias digitales.

Y es que los números van en aumento, según la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT)  existe cerca de 4000 millones de usuarios de Internet en el mundo, con brechas por cubrir en algunas regiones del planeta, como en África y algunos países de América Central. Esto es base de algunas inquietudes que deseo plantear: ¿qué tanto nivel de conocimiento digital se tiene por parte de los usuarios?, ¿cuáles son las fortalezas que se tienen como miembros de un ecosistema digital?, ¿qué modelo de estudio y apropiación de conocimiento se tiene en las organizaciones para mejorar el desempeño digital?, ¿Qué importancia se le da al coeficiente digital en la cultura organizacional? Éstas se pueden responder desde las competencias digitales, una variable de gran importancia en el ámbito tecnológico, en la cual he concentrado energía para contribuir y ayudar a transformar primero a las personas dentro de las organizaciones. 

Artículos relacionados

¿Debemos decirle adiós a las clases magistrales?

Recientemente, las pedagogas María Ortega...

De vuelta al colegio con estas aplicaciones educativas

De las 3.213.740 aplicaciones que están...

Microlearning – Aprender en cuestión de minutos

El Observatorio de Innovación Tecnológica y...

5 Herramientas didácticas para clases más dinámicas

En un artículo anterior sobre Neuroeducación y...

El coeficiente digital en las empresas

El concepto de competencias digitales establece una serie de parámetros que deben ser tenidos en cuenta para ser exitosos en esta nueva economía: conocimiento de plataformas digitales, habilidades de comunicación online, capacidad de análisis de datos, estructura clara para búsqueda y filtrado de información, conceptos básicos de seguridad digital, flexibilidad horaria, higiene digital (término que uso para definir la organización de los archivos digitales), trabajo colaborativo en la nube, sincronización en diferentes dispositivos, liderazgo en red, entre otros

Todos estos atributos del profesional digital deben ser tenidos en cuenta por los líderes de las organizaciones, ya que cada vez más la tecnología hace parte de las actividades claves y de la toma de decisiones en el mundo empresarial, con el fin de mejorar la productividad, y todas esas deben estar controladas por personas con suficiente capacidad para ello, es decir, con un alto coeficiente digital. 

Finalmente, también es necesario evaluar y desarrollar dicho coeficiente en las empresas: para llevar a cabo una buena implantación de la transformación digital, el orden adecuado es pasar a todos por procesos de reconocimiento frente al nuevo modelo, validar sus habilidades, complementarlas mediante formación, ponerlas en práctica y así desarrollar las nuevas actividades desde la dimensión digital, de lo contrario, serán muchos los reprocesos en lo que incurrirán y lamentablemente la transformación quedará en mano de unos pocos o las personas no comprenderán fácilmente el motivo por el cual fue implementada y los aportes que la misma haga a su rendimiento profesional y a su calidad de vida.

 La transformación digital es sumamente relevante, y a la par se encuentra el nivel de competencias digitales de todas las personas en las organizaciones, con el fin de llevar un proceso de implantación de manera estructurada y con foco en la productividad”.