Por: Diana Milena Ramírez Bueno.

Un paso a nuevos modelos digitales y socio-económicos.

La tendencia actual a nivel mundial es el desarrollo y crecimiento de una economía que se basa en la creatividad y las ideas intelectuales e innovadoras que se mueven en medio de un mercado totalmente global y digital. El inevitable aumento en el uso de las TIC en la sociedad actual, revela el surgimiento de estos nuevos mercados que crecen imparablemente como nunca antes se hubiese visto.

Hoy por hoy, podemos hablar de varias compañías como Uber, KickStarter,  AirBnB, Netflix, App Store, Alibabá, entre otras; las cuáles han aprovechado el paso de una economía dominante basada en tangibles, por una economía que se moviliza ahora en el mundo de las ideas y la innovación.

Estas empresas, anteriormente nombradas se disputan no sólo el éxito presente de su industria, sino el futuro de aquellos mercados impulsados por la tecnología y los estándares digitales que se exigen en la actualidad.

Según el investigador de la consultora Socialnomics, Erik Qualmann,  “ el 40% de las firmas en la lista Fortune 500 desaparecerá en 10 años por no adaptarse a los cambios”.   CNNexpansion

Esto sin duda alguna, ha concebido una nueva fuerza laboral que trabaja a un ritmo más ágil y ha desarrollado habilidades más avanzadas entre los profesionales que hoy en día deben entrenarse y capacitarse para acceder sin problema al mundo digital.

El mundo digital ha tomado a todos los sectores empresariales y económicos y es inevitable no ser parte activa de este cambio económico de todas las empresas que buscan más productividad, basadas en la innovación tecnológica a través de modelos de negocios en Internet.

Precisamente, es en este momento, donde se debe trabajar en la mejora y capacitación de las habilidades TIC de los trabajadores y a su vez en una renovación tecnológica al interior de las organizaciones, las cuáles deben moverse al mismo ritmo que el mercado mundial lo exige.

Por este motivo, han surgido nuevas modalidades de trabajo, en las que tanto las empresas como los trabajadores se muevan a un ritmo competitivo para estar inmersos en el mundo digital.  Una de estas nuevas modalidades de trabajo es el comúnmente llamado Teletrabajo.  El teletrabajo, es:

“Una forma de trabajo en la cual: a) el mismo se realiza en una ubicación alejada de una oficina central o instalaciones de producción, separando así al trabajador del contacto personal con colegas de trabajo que estén en esa oficina y, b) la nueva tecnología hace posible esta separación facilitando la comunicación”. (Citado en Vittorio Di Martino, 2004).

En Colombia, el teletrabajo se encuentra definido en la Ley 1221 de 2008 como:

“Una forma de organización laboral, que consiste en el desempeño de actividades remuneradas o prestación de servicios a terceros utilizando como soporte las tecnologías de la información y comunicación -TIC- para el contacto entre el trabajador y la empresa, sin requerirse la presencia física del trabajador en un sitio especifico de trabajo”. (Artículo 2, Ley 1221 de 2008).

El teletrabajo es una parte más de un proceso con grandes implicaciones en todos los ámbitos de la vida, que surge como consecuencia del desarrollo tecnológico y de la implantación de la Sociedad de la Información en las sociedades avanzadas.

Simultáneamente, y como consecuencia de esta revolución en el sector de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, se produce la ampliación de la definición de teletrabajo, existiendo en la actualidad, como se ha visto, una gran variedad de modalidades de trabajo a distancia que incluyen el trabajo móvil o nómada, combinaciones de teletrabajo on line/off line, a tiempo parcial o a tiempo completo, el uso de telecentros o las oficinas satélite, entre otras.

Algunas de las ventajas para la empresa y para el propio teletrabajador son:

Ventajas para la empresa

  • Mayor productividad ya que se considera que los teletrabajadores son más rentables
  • Eliminación del control horario y posibilidad de ampliar los horarios de trabajo.
  • Mayor calidad de trabajo: si el teletrabajador decide trabajar “a distancia” y su causa han sido problemas familiares, cambio de domicilio, etc. si no se le hubiese dado esa opción, quizá se hubiese marchado de la empresa o hubiese estado menos motivado.
  • Menores costes por reducción de gastos: mantenimiento, menos instalaciones e infraestructura, ya que se ahorra espacio en oficinas e instalaciones

Ventajas para el teletrabajador

  • Importante ahorro de tiempo y dinero en desplazamientos
  • Más flexibilidad, ya que el trabajador organiza su tiempo y las tareas como quiere, buscando cierto equilibrio entre la vida personal y profesional.
  • Independencia ya que es totalmente responsable de su trabajo, lo organiza, etc.
  • Más vida, más tiempo libre, más calidad de vida. Esto repercute en una mayor motivación y en mayor rendimiento
  • El mercado laboral para el trabajador es más amplio puesto que se “caen” las barreras geográficas e incluso, la exclusividad de “pertenencia” a la empresa puede reducirse ya que, al distribuirse el tiempo, puede realizar tareas para otras empresas.
  • Posibilidad de inserción (integración laboral) de aquellas personas que sufren algún tipo de marginación: discapacitados, mujeres, desempleados de larga duración, etc.

Al conocer todos los beneficios y ventajas que tiene este tipo de modalidad, debemos ser conscientes de adoptar mejores y efectivas prácticas para perfeccionar las habilidades tecnológicas que estructuran este tipo de oportunidad laboral.

Es en este momento de cambios tecnológicos, donde organizaciones privadas o gubernamentales trabajan continuamente para cerrar la brecha digital que existe en la sociedad; Por eso, desde el quehacer del mismo gobierno y las compañías relacionadas con la industria digital, debe haber un compromiso por compartir y difundir el conocimiento que finalmente será lo que contribuya a la competitividad de las empresas y de los trabajadores que deben adaptarse y renovarse constantemente a nuevas estructuras organizacionales para tener éxito en el mercado económico y social.