Si cazar Pokémon en los parques de su ciudad le pareció toda una innovación, imagínese poder tomar una raqueta real y jugar tenis en Wimbledon sin tropezarse con los objetos que tiene a su alrededor.  

La realidad combinada llegó para ofrecer experiencias virtuales con movimientos más naturales y espacios reales, gracias a estos cinco avances tecnológicos:

 

  • VR (Realidad virtual) sin cables: Nunca más terminará su experiencia sólo porque el cable se desconectó de la consola.
  • Contenido del mundo real: Elija la experiencia y vívala gracias a algoritmos de composición y cámaras de video que digitalizan lugares desde cualquier posición y punto de vista.
  • Seis grados de movilidad: Ofrece libertad de movimiento en el mundo virtual, gracias a sensores que detectan los objetos del mundo real.
  • Detección integrada: Es una combinación de tecnologías como sensores, cámaras y auriculares que proporcionan una mayor disponibilidad y proliferación de experiencias VR.
  • Manipulación más natural: Utilice sus propias manos para manipular objetos simulados.

 

Empresas como Intel con sus tecnologías RealSense, Replay y el Proyecto Alloy Head-Mounted Device (HMD) le están apostando a estas realidades y cada vez el límite entre lo virtual y lo real se va desdibujando.

 

Fuente:  iQ de IntelLomasnuevo.net