15 internas de la Cárcel Distrital de la ciudad de Bogotá, tienen el privilegio de desarrollar internacionalmente  sus competencias para el teletrabajo.

El Proyecto piloto, liderado por los Ministerios de TIC y de Trabajo de Colombia y la Alcaldía Mayor de Bogotá, cuenta con el apoyo de ICDL Colombia quién aportó su experiencia, contenidos y pruebas de certificación del estándar internacional ICDL en su  perfil + Teletrabajo.

El proyecto inició en la Cárcel Distrital de Varones y Anexo Mujeres hace dos meses y espera desarrollar en las participantes, las competencias necesarias para generar ingresos a través de la modalidad de teletrabajo, aunque se encuentren privadas de la libertad.

Lucía* es administradora de empresas y participante del piloto. Considera que el teletrabajo es una oportunidad no solo para ella y sus compañeras, sino para todo el mundo:

“El teletrabajo es una oportunidad no solamente para los que estamos acá, sino para todo el mundo, porque (…) tenemos la oportunidad de recibir ingresos, podemos ahorrar tiempo, dinero, estar más tiempo con nuestra familia,  porque vamos a poder trabajar desde un punto”, expresó.

Según María*, quién estudió Relaciones Económicas e Internacionales, la iniciativa, impulsada por el Gobierno Nacional: “Es una manera de capacitarme y formarme no solo en mi profesión, si no como persona, porque me he empapado más de la información y he aprendido mucho más”.

La participación de ICDL Colombia en el proyecto, busca que las internas  encuentren en el desarrollo certificado de sus competencias una oportunidad para potenciar su desempeño y productividad, a través de la implementación de los estándares internacionales ICDL, la realización de pruebas de diagnóstico, además del acceso a contenidos de formación y a las pruebas de  certificación internacional, con el fin de que puedan aprovechar las herramientas informáticas óptimamente durante su ejercicio de teletrabajo.

De acuerdo con Daniel Beltrán, administrador y formador del Punto Vive Digital de la Cárcel y quién las acompaña en el piloto, las internas “están muy interesadas en el proceso de teletrabajo (…) pero lo más importante, están a la expectativa de aprender”. “La idea es que el conocimiento está y ellas deben buscarlo y explotarlo lo que más puedan”, expone.

Inicialmente, las internas realizaron el diagnóstico en el manejo y apropiación de herramientas ofimáticas para determinar las falencias que tienen cada una de ellas y sus fortalezas. Durante esta fase, encontraron aspectos positivos y negativos. Para Antonia*, de 31 años de edad y quién cursó hasta décimo grado, el diagnóstico le permitió avanzar en sus competencias:

“No tenía casi conocimiento acerca del manejo de los programas pero gracias a la oportunidad que me han dado, he avanzado (…) El diagnóstico me sirvió para darme cuenta qué temas tenía qué fortalecer.”

Asimismo, las internas de la Cárcel Distrital Anexa de Mujeres, participan de un proceso de formación donde se apoyan entre ellas. Juana* de 31 años,  a quien sus compañeras catalogan como una “guía”, es técnica auxiliar en sistemas con énfasis en programación y las acompaña porque “se desenvuelve muy bien en el paquete de ofimática”:

“Les colaboré con mis conocimientos, los compartí con ellas (…) Les expliqué la hoja de cálculo: qué consiste en celdas, filas, las fórmulas de trigonometría, matemáticas, y las fórmulas lógicas, entonces esa es la experiencia que tengo en el paquete de ofimática”, expresó entusiasmada porque ha contribuido al crecimiento de sus compañeras.

Las participantes ya se encuentran presentando las pruebas de certificación en los módulos ICDL que componen el perfil + Teletrabajo y aquellas que obtengan su certificación internacional, podrán acceder a oportunidades de empleo a través de la modalidad de teletrabajo, que según Lucía*, “les va abrir las puertas internacionalmente” y les va a dar más posibilidades para conseguir un empleo, una vez recuperen su libertad.

Las historias de estas mujeres con ganas de aprender, reiteran la oportunidad que  trae consigo el desarrollo certificado de competencias, porque apropian las competencias para teletrabajar, crecer y cumplir sus sueños.

*Nombres cambiados a petición de las participantes del Proyecto piloto de desarrollo de competencias para el Teletrabajo en  la Cárcel Distrital.